Producto del embancamiento de la balsa del otro lado del río Baker, los pobladores del sector, llevan más de 30 días aislados.

Hace ya más de 1 mes la balsa que brinda conectividad a los pobladores del sector colonia sur, en la comuna de Cochrane, se encuentra varada, dejando sin conectividad a los vecinos del sector, quienes solo cuentan con este medio para lograr cruzar de un lado al otro del río Baker.

Actualmente, indica el poblador Guido Gómez, no pueden vadear animales para llevar a las invernadas, lo que los tiene muy complicados y a brazos cruzados. Según señala, producto del bajo caudal del río, la balsa que es operada por los mismos pobladores, quedo varada en un banco de arena en el lado sur del río, siendo hasta ahora imposible sacarla del lugar.

Hasta este sector, distante a 40 kms. de Cochrane, se trasladó durante el viernes recién pasado, un completo equipo del departamento de obras municipales, para tratar de sacar, en conjunto con los pobladores, a la balsa de su embancamiento.

Lamentablemente, indica el jefe del departamento de obras, Cesar Escobar, las maniobras que se realizaron durante todo un día, con el apoyo de una retroexcavadora, fueron infructuosas, por las dificultades que conlleva que la balsa este embancada del otro lado del río, donde es imposible llegar con maquinaria pesada.

Según indicó, en esta oportunidad se trató de mover la balsa, tirándola con un cable de más de 150 metros, desde el otro lado del río y también  tratando de desenterrarla y levantarla, sin embargo la falta de maquinaria y elementos adecuados, hizo imposible la faena de remover la balsa desde donde hoy está atrapada.

El alcalde Patricio Ulloa,  ante esta situación, y quien junto al equipo humano del municipio ha brindado todo el apoyo a los vecinos del colonia sur, es enfático en señalar “que ha llegado la hora de tomar decisiones más drásticas, brindando otro tipo de conectividad a los pobladores de estos sectores aislados: puentes y pasarelas”. Según señaló hoy el bajo caudal del río, fruto del cambio climático que se ha hecho sentir fuertemente en la región y el país, hace imposible el correcto funcionamiento de las balsas, por lo cual es urgente que las autoridades apoyen a los pobladores brindándoles una real conectividad.

En los próximos días, y una vez logren contar con un cable más fuerte, que les permita tirar la balsa desde el otro lado del río (que es el único lugar a donde puede llegar maquinaria pesada) los funcionarios del departamento de obras, intentaran nuevamente desembancar la balsa, para brindar una solución a los pobladores que hoy se encuentran completamente aislados y a brazos cruzados.